Sehid Namirin (Mártir Inmortal) Por Simón de Monfort

Sehid Namirin (Mártir Inmortal) Por Simón de Monfort


La imagen puede contener: una persona, primer plano
Los kurdos tienen muchas virtudes y algunos defectos, como cualquier pueblo. Entre sus virtudes no es una de las principales la capacidad de trabajo, pero había un muchacho que destacaba en la "noxta" (cuartel), por no parar quieto nunca. Era conductor de la humvee y realizaba las labores de mantenimiento de la misma, además de ser quién reparaba cualquier avería eléctrica de fontanería o lo que fuese. Siempre con destornilladores o alicates en los bolsillos, recuerdo cuando Cheknas le regaló el multiusos suyo, lo tenía como un tesoro y prefería hacer lo que fuese pero le costaba dejarlo a otros, no fuera se les pegara en las manos... Hoy nos encontramos en Kobane en su funeral, apenas 20 años y una madurez asombrosa, el típico muchacho que cualquier padre quisiera para su hija. Y la muerte le llegó en su Hamvee en Shinjal.
Esperaba encontrarme una familia rota pues perder un hijo no es cosa fácil. Pero me he encontrado un padre uniformado de campaña de la YPG y orgulloso de haber entregado un hijo más en la lucha contra la tiranía de Daesh. Nos hablaba de que aunque ha perdido otro hijo, y ya van varios, todos nosotros, todos los compañeros de su hijo somos sus hijos. Y el pueblo kurdo ha de sacrificar muchos de sus hijos por sobrevivir el resto. El ideal de Abdulah Ocalam ha calado tanto que son varias generaciones las que abanderan la revolución. Una revolución por la identidad de un pueblo, su supervivencia y la justicia social necesaria, sin lo cual no hay paz posible. 
Cada día me siento más identificado con esta sociedad de hombres guerreros y combativos, y más alejado de la sociedad de eunucos en que se ha convertido Europa. 
Cuando veo esta gente veo gente libre, gente que ante la adversidad reman contra corriente en un mundo en ruinas, mientras las sociedades occidentales aletargados por la opulencia y el aburguesamiento son conducidos como corderos o pollos a un destino que otros diseñan. 
Occidente mal que les pese se ha convertido en una sociedad de esclavos, esclavos de sus hipotecas, de sus trabajos, de sus obligaciones adquiridas, de su estatus ficticio, de lo políticamente correcto, de las fobias impuestas y los complejos varios, del falso pacifismo y la cobardía cómplice, esclavo con unas cadenas invisibles pero eficaces, pues además los han convencido de que viven en plena libertad, esa libertad tutelada y medida mientras se conduzcan a la meta señalada. 
Esa es la gran diferencia frente al mundo de esclavos que se creen libres, esta sociedad de hombres libres que prefieren caer en el combate a vivir como esclavos.  
Tan contaminadas están las mentes occidentales que ya creo difícil sean capaces de despertar del letargo. Quizás tengan lo que se merecen los pueblos que han olvidado su historia, que han renunciado a sus héroes y que prefieren adorar al bellocino de oro y al vicio y la decadencia, antes que pelear por un mundo mejor. 
Que ejemplo de entereza y de compromiso, esos padres que entierran uno de sus hijos con el dolor de la pérdida, pero con el orgullo de la causa y la resignación a un tributo que hay que pagar por la libertad.
La imagen puede contener: 2 personasLa imagen puede contener: 13 personas, personas de pie 
Camarada "heval" Gelhad me siento orgulloso de ti, casi tanto como lo está tu padre, menuda lección me ha dado y menuda satisfacción de haberlo conocido. 
El combate sigue y se ha de seguir pagando con vidas lo que los políticos no han sido capaces de solucionar en sus confortables mesas, la corrupción, la ambición, el fanatismo, etc nos lleva a las confrontaciones bélicas, el precio más caro lo paga el pueblo dejando los mejores de sus hijos en el camino.  
Tu muerte no ha sido en vano mientras se tenga memoria del sacrificio y mientras no haya claudicación.  
¡Victoria o muerte! 
Sheid Namirin (Mártir Inmortal)
La imagen puede contener: 5 personas, cielo y exterior
Simón de Monfort     
(Desde el frente de batalla, en la lucha contra el DAESH) 

Aquí tienes su página de Facebook desde la que narra su gesta